picture

Depilación con IPL

La depilación con IPL puede ser empleada en cualquier localización corporal puesto que es una técnica absolutamente indolora. Por ello no es preciso la utilización de ningún anestésico local ya que la piel no sufre durante su aplicación: después de la sesión de depilación solamente quedará un discreto eritema durante escasos minutos que desaparece espontáneamente.

El resultado es un tratamiento de depilación magnífico, eficaz, seguro y económico. Las sesiones son rápidas puesto que el tamaño del cabezal manual utilizado permite depilar grandes áreas y no se precisa trabajar pelo a pelo como lo requieren técnicas de láser.

Para que el tratamiento sea efectivo debe haber vello a la hora de la aplicación, o sea que la/el paciente deberá rasurarse el área 4 o 5 días antes, o dejar pasar 3 semanas desde la depilación por cera.