picture

Aceite de Argán

Es el regalo ideal para aquellas personas que poseen una piel destruida, seca y expuesta al sol. El aceite de argán, llamado también el oro líquido de Marruecos, es apreciado por su gran cantidad de antioxidantes y sus poderes curativos. Es capaz regenerar la piel, combatir el envejecimiento y fortalecer, nutrir y revitalizar el cabello y cuero cabelludo. Al mismo tiempo, evita la multiplicación de hongos y permite combatir enfermedades de la piel la psoriasis o la dermatitis.

Además, puede emplearse como antiséptico en heridas superficiales. Se ejecuta en cuatro etapas: se exfolia la piel con sales de argán para retirar las células muertas, se le aplica el aceite de argán concentrado en todo el cuerpo, luego se le aplica una mascarilla en crema de argán y se envuelve en una sabana desechable para que los ingredientes penetren mas y por último se realiza un masaje antiestrés con aceite de argán pero más fluido.

Este tratamiento suaviza, hidrata y aporta brillo a la piel, estimula la oxigenación de la piel y aporta elasticidad, protege la piel de las agresiones externas y restaura la capa hidrolipídica cutánea y aumenta el contenido de las células.